Cinco consejos para una oficina más confortable.

La comodidad de los trabajadores está estrechamente ligada a su productividad. Por ello, es cada vez más común encontrarse con oficinas en las que se ha pensado al detalle su distribución e incluso decoración. En nuestro post de hoy, os vamos a dar cinco consejos básicos para que vuestra oficina sea más cómoda.

La temperatura.

Una temperatura adecuada, además de conseguir un ambiente confortable, previene la aparición de alergias y otras enfermedades. Para ello, se utilizan sistemas de climatización y, además, un uso estratégico de persianas exteriores y biombos.

Sillas ergonómicas. 

Su uso ya está muy extendido, ya que además de comodidad, previenen lesiones musculares que son uno de los principales motivos de absentismo laboral en las oficinas.

Iluminación.

Con una buena iluminación, evitamos la aparición de problemas oculares y otros trastornos como dolor de cabeza. Respecto a este punto, hay que tener en cuenta la premisa básica de mejor optar por la luz natural frente a la artificial. También hay que ubicar los equipos informáticos según los puntos de entrada de luz natural.

El espacio de trabajo. 

Hay que tener en cuenta el número de trabajadores máximo por número de metros cuadrados. Cada trabajador debe tener un espacio de trabajo amplio, con suficiente capacidad de movimiento.

Ruido y efectos perturbadores.

Con la disminución del ruido ambiental evitamos un estrés innecesario y el malestar. Un buen consejo que daros respecto a este tema, es ubicar equipos de uso intensivo como las ensobradoras, en espacios comunes alejados de las mesas de trabajo.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *